09/12/2005

Abajo la novela cursi de las de antes

Creo que este post se disfrutará más si ud. ha leído el Príncipe Feliz de Oscar Wilde. Y más aún si lo leyó y no le gustó.

Una vez era yo chiquito y pasaba las vacaciones en casa de mis tíos en Tijuana. Un día no me llevaron a sacarme una foto con los burros pintados de cebra porque me desperté muy tarde. Me tuve que quedar en la casa solito con mi abuelita la que se quedaba dormida muy fácil. Entonces me puse a ver qué hacía. Descubrí, en el patio, una cisterna de agua en la que casi morí ahogado; lo que hubiera simplificado enormemente la trama de mi vida, y a usted le hubiera ahorrado el gusto de conocerme y la compulsión de meterse periódicamente a este sitio a conocer la última del Pulque, o nomás a ver cómo molesta.

Posteriormente descubrí los libros de mi primo, de los cuales lo más interesante era una versión ilustrada del Príncipe Feliz de Oscar Wilde; y pasé una de las tardes más aburridas de toda mi vida. El cuento me pareció un dramón, una cursilería decimonónica, de un azote sólo comparable al encontrado en el montaje de una secundaria mexicana del cuento de La Cerillera, en Remy, la obra de Frida Kahlo o en un viaje en el metro de la ciudad de México. Novela didáctica dirigida a infantes desprevenidos y escrita por un sujeto con corazón de pollo, que de llevarse al cine sería dirigida por Arturo Ripstein, estelarizada por Björk como la golondrinita.



Dice Oscar Wilde para defenderse de estas acusaciones:

-¿Qué tiene? Es lo que te gusta*

Y no me creerá usted lo siguiente, pero esa misma tarde mi yo infante pensó -Vivir en el mismo mundo que esta pinchi novela me va a traer pedos algún día. Chamaco clarividente que era yo, ya me imaginaba a mí mismo perdiendo las tardes de mi futuro pintado de dorado y ensayando para la obra de teatro universitario El Príncipe Feliz V 2.0. O haciendo trabajo comunitario y leyéndole a los habitantes del ala de Caníbales del centro de ayuda para niños de la calle el cursi tomo.

O lo que finalmente acabó sucediendo, teniendo que hacer una ilustración al respecto para un concurso de ilustradores; que me costó un chingo de trabajo y al final ni me gustó tanto.

Pinchi novela cursi de las de antes, no sirve para nada. Ni para hacer ilustraciones ni mucho menos buenos posts. Apesta, no la usen para nada. Quemen los libros donde venga. Abajo la cultura, hagan fiestas ruidosas, no laven los platos que usen.

*Derechos reservados Cámara Nacional de la Industria del Pulque

11 comentarios:

-dimm- dijo...

uno de los mas grandes ironias de mi vida, fue entrar en ese mismo concurso. hacer todo mal y de malas y quedar seleccionado. prometo hechale menos ganos a este...es mas no he hecho nada y estoy fizgoneando tu blog.

rfr dijo...

chingado me echaste abajo a mis ídolos: bjôrk (ver mi profile), ripstein y el puñal de Wilde...

Anónimo dijo...

pues bjork ya tiene experiencia, comparada con el traje de cisne, la golondrinita no presenta ningún reto.

y qué te pasa!!!! no es un superhéroe, no es ciudad gótica!!! conociendo tu suerte, de todos modos quedará seleccionada para el catálogo fantasma que de irte bien, se publicará en el 2007. pero eso sí, qué aplicado... yo apenas llevo una ilustraci´n empezada, vas a poner tus demás dibujos para chismear? o le temes a eso de la fuga de ideas... weno como sea, suérte, ai nos videamos luego, ya me quiero largar de esta CIUDAD!!

LUUL

Plaqueta dijo...

No, ps ya me convenciste. Y la verdad sí es una ilustración medio pinche y demasiado la hice en Illustrator . Pero esa foto del Pulque, oh Mario, vale oro.

eLeNa dijo...

amiguito:
tu papi y yo te dijimos que le faltaba al dibujito, además de verse menos joto. bueno yo sé que era un personaje retejoto, pero se parece a una vestida que vi en el continental (nuevo antro de moda, que por alguna razón ajena a mi entendimineto esta en zona rosa). se veía mejor en tu compu...

rf dijo...

Oscar Wilde va a estar bien triste de que no te gustó su "novela".

Mata dijo...

Y si hace otra ilustración con el Pulque en el papel del príncipe feliz (con un tarro en lugar de la espada) y un pez golondrina en el papel de la golondrina???

Malakatonche dijo...

La sensibilidad no me alcanza para apreciar la historia del Príncipe Felíz, el asco es demasiado para ver la versión cinematográfica del autor y en general, lo único que me ha movido la porción de romeritos que tengo por corazón es el magnífico Pulque.

Su cover del citado libro se ve muy Astro City; hubiese quedado perfecta en otro contexto, pero ya que.

Mar dijo...

Wilde escribía esas cursilerías para que los chavitos se acercaran a él, ps qué. Y en la foto don Pulque se acaba de tomar la pildorita roja, no? No? P.S.: Hey, Mario, la palabrita incluye las siglas cnca, o sea que aguas con la profecía.

Corriendo despacio dijo...

está horrible tú listración , poqué te rendiste al illustrator mayo , usted no lo necesita caramba . Echese otra no sea huevón , en vez de estar posteando tanto y tan repentinamente.

Trompetista de Falopio dijo...

Snif, Mario, has herido mis sentimientos, a mí siempre me ha gustado "El príncipe feliz." Toavía dijeras "De profundis," donde Wilde se la pasa reclamando cual pueblerina novia ovulando, toavía, pero lo otro... snif.