04/10/2005

Loa a los zapatos

Leía yo en el blog de Gonzalo sus barruntos de como el muy nena metió el dedo gordo en un hoyo y acabó en urgencias, o algo así. Entonces yo dije: escribiré lo que me pasó a mí, y le demostraré al mundo que el accidente más estúpido de la semana lo tuve yo y no el quejica del Gonzalo. Por mi honor que así será.
Corría descalzo en la azotea de mi casa, jugando con mi gata a corretear una taparrosca, cuando la uña del dedo gordo de mi pie derecho se encajó en el talón de mi pie izquierdo; debido a esto la uña derecha se me astilló y perdió un tercio de su volumen, y me hice una cortada terrible en el talón del pie izquierdo. Ahora no puedo caminar bien, más bien ahora renqueo como teporochito del centro.
Es por eso que ahora admiro más a los zapatos, y comprendo mejor la caída de México Tenochtitlán: los pobres tenochcas nunca tuvieron una oportunidad ante los españoles y sus vanguardistas expendios de alpargatas valencianas, que los surtían con tecnología de punta diseñada para arrasar y devastar a los pueblos enemigos.
Ay, Gonzalo, las mamadas que me haces escribir.

17 comentarios:

es mi nombre Berenice dijo...

Una (gran) parte de los mejores textos de este blog consiste en relatos de cómo te dañasta alguna parte del cuerpo en caídas absurdas.

Jajajajajajajajajajajajajajajaja.

Malakatonche dijo...

No hay daño más aparatoso y pendejo que el autoinflingido.

De los más escandalosos que he tenido son:

1.- A los 11, cuando quise destapar una lata de duraznos en almibar sin abrelatas (sumiendo el aluminio de arriba) y terminé con las yemas de los dedos rebanadas y con una orden de duraznos en almíbar contaminada de sangre y óxido.

Otra, en pleno soporte técnico: estaba cambiando un disco duro y en un movimiento involuntario con el carril del disco duro me rebané el pulgar y los pliegues de los dedos índice y cordial de la mano izquierda.

Lo peor de rebanarse los pliegues es que no puedes hacer movimientos sin dolor o sin que se te vuelva a abrir la herida.

Que lata.

¿No se les antojaron unas salchichas cocteleras con catsup?.

P.D. A propósito de una visita que estaba checando mis anteriores posts, he notado que algunos posts que recuerdo tenían comments han quedado pelones. ¿no les ha pasado lo mismo?

Rafael dijo...

Sin embargo, eso contradice la teoría de que la famosa Noche Triste de Cortés en realidad se trató de un pedicure que salió teriblemente mal.

Yo sufro de uñas enterradas crónicas. Y se nota.

Anónimo dijo...

Ps, se me hace que eso te pasa por traer las uñas como tranchetes (así decía - dice - mi abuela).

Corriendo despacio dijo...

moraleja : hay que cortarse màs seguido las uñas

Plaqueta dijo...

¿Ves? Por eso mientras todos sueñan con que van desnudos a la escuela, mi pesadilla es ir descalza. Despierto angustiada y con sudor frío.

Pato Pascual dijo...

Azotea, taparrosca, descalzo, uñas largas.. Muchas cosas pudieron haber pasado mal. Piensa en las posibilidades...
Te pudo haber caido un satélite ruso.

He tenido el mismo sueño que plaqueta, temía que los niños se burlaran de mi por olvidar algo tan indispensable (y sensocomunista pues al pisar el suelo frio uno debería percatarse de estar descalzo) como los zapatos. La libretita de tareas sí, pero nunca los zapatos.. Aun me da escalofrios pensar en ello y no descarto que pueda suceder.

hugo dijo...

que bueno que te inspires en gonzalo. me da risa tu doble autogol, que barbaro, y casi te caes de la azotea?

leyendo el comment de malakat recorde que en primaria por chistosito le di demasiado al abrelatas y ademas de entrar por la tapa salio por el lado y entro a mi dedo. mucha sangre. y cuando choque muchos años despues, mi primera reaccion fue desdoblar la defensa para irme y me corte en el mismo dedo. y llego la polezia.

Abominable Mario Flores dijo...

Ya que nos pusimos gore, recuerdo que hace quince días me corté cuatro pliegues de igual número de dedos de la mano derecha por jalar demasiado un alambre delgado con el que estaba amarrando un manojo de ramas.
Efectivamente, como dice Malakatonche, de la verga, porque no cerraba, pero finalmente acabó cerrando y ni cuenta me di.

Chocar es lo pior. No hay nada más gore. Además de que ahí se nota durísimo la relatividad del tiempo: cuaaánto dura un choque, aunque dure poquito.

Y yo he soñado, también, que me voy descalzo a la escuela. Constato que se siente bien feo. Era más o menos en el mismo tiempo cuando soñaba que volaba poquito, y que todos me querían por saber volar aunque fuera poquito. Eso estaba bien padre, y era sueño recurrente. Solía estar en medio de un sueño cualquiera, y de repente recordar "¡hey, sí cierto, sí yo puedo volar!". Y como en ese tiempo jugaba mucho nintendo 64, en mi sueño yo tenía la sensación de estar apretando un botón y jalando el joystick para abajo para mantenerme flotando. Y luego por eso vendí el nintendo.

Seraphim dijo...

Cuanta sangre.

Yo siempre he tenido accidentes con cutters, el mas feo fue cuando me rebane una buena parte de la piel del dedo pulgar, herida profunda y de sangrado abundante, que cerró en tiempo record. Me sentí bien Logan.

Otros ejemplos de pendejismo han sido cuando me he enterrado clavos en la planta del pie, cuando era niño era minimo de a una vez por año.

No mencionemos las quemadas, las caidas y los moretones que tardan semanas en desaparecer

eLeNa dijo...

todas mis desgracias fisicas y emocionales empezaron en la pubertad. antes de eso, yo era una muchachita con buenos reflejos y rechazo a los deportes.
tengo un dedo con una doble cicatriz, si, se formó como un corazón chafa. la cicatriz de todo el chamorro...
si mi mami me dijo bien claro un día: te empezaste a madrear, el día que deje de cuidarte...

Seraphim dijo...

Si pos si, sabiduria abnegada y materna.

hugo dijo...

jajaja, ya degenero en gore sentimental. en diario de las heridas autoinfligidas por pendejismo natural.

yo odie panama desde que sali caminando un dia y llevaba una tabla pegada al zapato y al tratar de quitarla vi que traia cual jesus un clavote atravesando todo el pie. uchales, palidez, sudor frio, mami where are you? tetanos, horror.

Mr. Cougar dijo...

¿De casualidad la última línea era albur?

Ah, por cierto, en mi blog está una forma más pendeja de lastimarse en el post del sábado... oh, sí que la hay...

YO SOY EL QUE YO SOY dijo...

¿Porque nadie me avisa para venirme a defender eh?

Sí, eso de arañarse con tus propios espolones es más ridículo que lo que me pasó a mi, yo me esguincé y mi pie está morado y lleno de sangre molida y muy hinchado , pero yo no ando de nena caminando chueco y me aguanto el dolor , si no preguntale a Tamara.

Y si te encuentro te voy a enseñar mi pie y verás que mi herida está más fea que la tuya y mi papá es policía y le gana al tuyo

Abominable Mario Flores dijo...

Pus a ver sí cierto, cuando nos veamos nos la sacamos y vas a ver que yo la tengo más larga.

Anónimo dijo...

estás hablando deque tienes una cola más larga que te pisen verdá mario? no me gustaría pensar otra cosa.......

en fin, a mí sí me pasó en la primaria que salí a la escuela sin zapatos... me di cuenta cuando estábamos en al combi (tengo 6 hermanos, la combi era por necesidad). y no quería que mi mamá se diera cuenta, ni me quería bajar del coche.. pero no pasa nada más feo que el sentimiento de no tener puestos los zapatos y estar ya en la escuela donde se te hace tarde. en fin, solo fue cuestión de que mi mamá me llevara de vuelta a la casa por los tenis, obtener un tardy slip o lo que sea, y entrar al salón cuando toda la acción escolar ya había empezado.

no sé decir cual fue peor... llegar a la escuela sin zapatos, o cuando fui sin mochila
ouch!
(qué feos son los traumas infantiles, no? todo se hace del tamaño del mundo)
lulu