10/01/2005

Un post azotado

Tragedia absoluta, completa, pantagruélica. Innegable, incorregible, total desastre. Esto son ahora nuestras vidas. Borrada para siempre la sonrisa de los rostros de los niños, esto es el dolor de una madre, el fracaso de un padre, el llanto de un hijo. El vuelo de un cuervo, al atardecer de un día de perros. Todo nuestros triunfos, nuestras derrotas, nuestros sueños y pasados: Perdidos en un instante. En un parpadeo. Una probada del enfermo sentido del humor del Universo. La prueba misma de que Dios existe, y nos odia. Nos aborrece.

¿Por qué, Dios, nos lo quitas todo? ¿Qué hemos hecho? ¿Qué hicimos mal?

¿Por qué nos das la vida? ¿Por qué nos la das, si es ESTA la vida que tienes para darnos?

(Es que no mamen. Cuatro horas de trabajo en la computadora, la luz se va un segundo y todo el trabajo de tres horas al presente, esfumado para siempre. El dolor de un diseñador es dolor del bueno).

Pinche Dios, de veras. ¿Y mis niveles de colesterol, mi crecimiento de trasero y el deterioro de mis ojos? ¿Te valen madres o qué?

Pinche llevado, de veras en serio.

6 comentarios:

Malakatonche dijo...

Esta mujer desvalida está muy Dolores del Rio, le hace falta más angustia y mocos, menos labial y delineador...

Digo, se me ocurre a mi, se me ocurre a mi.

es mi nombre Berenice dijo...

Pues yo digo:

Ay Mario, pos como no grabas antes, se recomienda gaurdar cambio a cada ratito y no hacerlo en tres horas está muy wey.

Dios dice (y lo repito acá también) ayúdate que yo te ayudaré.

Seraphim dijo...

Dios si existe, pero no nos odia, solo tiene un extraño sentido del humor... es un padre un poco violento, nada más

Anónimo dijo...

Por eso odio el concepto de la figura paterna, esa autoridad concedida sin mediación del entendimiento acerca de las verdaderas capacidades del denominado padre. Por otro lado ¡Dios no existe!, no mamen, y todos ustedes lo saben (un amigo diría que es como el santaclós de la humanidad, el impacto en un niño al enterarse que niés, es temporal y poco profundo). Y si existiera, en verdad que nos odiaría por lambiscones y pendejos, y encima por echarle la culpa de nuestras propias pendejadas.
Dicho lo anterior, salud y a guardar los cambios más seguido.

Repunck.

Alguien dijo...

pregunta de Rotuladores: ¿la ilustración es tuya? ¿qué técnica es?

y sí, ¿cómo se te ocurre no guardar cambios cada 10 minutos? es más, todos los programas deberían tener un rlojito que cada 15 minutos nos dijera: "¿quiere guardar cambios? se puede ir la luz".

Abominable Mario Flores dijo...

Respuesta de rotuladores: No es mía, es un pedazo del cartel de la película Ustedes los ricos. ¿Qué técnica es? Es una excelente pregunta; parece acrílico, y también parece aerógrafo, ¿no? Pero en ese tiempo todavía no se disponía de la tecnología necesaria para impulsar aire a través de un hoyito, según yo. Aunque aún hoy día hay muchos enigmas sobre los antiguos que el INAH aún no logra explicar.

No guardé porque lo menos que sugería el día era que fuera a irse la luz. Afuera el sol brillaba, los pájaros trinaban y los carros circulaban. Ni un nudo de viento que avisara que -puf- se iba a ir todo por el caño.
Sí, sé que fue mi culpa, pero es más fácil culpar a Dios. Y no se rompan la cabeza: Dios sólo está ahí para cargarle el muertito de todo lo que sale mal, desde la pérdida de mi trabajo hasta los "surimis" de Asia (ya, muchachos, díganlo bien: Se llaman tsunamis).

Además todo empezó porque Serafín o Querubín -no recuerdo y no puedo ver ahorita- introdujo el elemento nihilista en esta discusión. Lo siento: No le queda a este frivolísimo blog andar ái discutiendo dogma por la vida.