25/01/2005

Complejo dilema ético

Llegué a mi casa a las 9 de la noche. Había un taxi estacionado enfrente, y el señor taxista estaba haciendo pipí en un arbolito del parque público que tengo enfrente.
Mi primer impulso fue decirle úshcale, viejo puerco, pero me detuve en el último minuto porque recordé todas las madrugadas que he hecho lo mismo porque mi casa siempre queda muy lejos del lugar en donde me encuentre. Y luego me puse a pensar en lo duro para la vejiga que debe ser la vida del taxista. Y más luego, pensé que el taxista haga pipí en un arbolito no daña a nadie en realidad: inclusive, enriquece al subsuelo con amoniaco y concentrado líquido de moléculas de tacos de carnitas.

Razonamientos Comeflores 1, Clasemediés 0.

3 comentarios:

Luis Ricardo dijo...

... Y luego pensé en Niche y su experiencia.

Abominable Mario Flores dijo...

Uy, sí cierto!
Bueno, yo no le vi el pípi al señor este. Ahí radica la diferencia.

Malakatonche dijo...

No manches, un día te van a cachar y va a pasar una de 2 cosas: te meten a la cárcel por faltoso, o te va a tocar 2 policías rarones que te van a mirar feo y te van a proponer cosas cochinotas, como un noviazgo de tres...

Big, fat repelús.