22/11/2004

Ah, sí: Indignación a destiempo sigue siendo indignación

El Viernes pasado tenía varios objetivos definidos:

Llegar a pasar lista a Digital (es un poco como ir a firmar al reclusorio), sacarme los mocos un rato con Alejandra, entrar a Dibujo a hacer algo más que hacerme güei, salir de la escuela, asistir a mi cita popof en Le Maison du Thé, disfrutar, y llegar a hacer tarea.

El Viernes pasado, la realidad fue que:

No llegué a Digital POR EL TRÁFICO, me saqué los mocos más de la cuenta con Alejandra POR SER ELLA, no entré a Dibujo POR QUE ES DE HUEVA, fui a intentar recoger unos impresos POR SER FÁCILMENTE MANGONEADO, no recogí dichos impresos POR LA INFORMALIDAD MEXICANA, no asistí a mi cita popof en la Maison du Thé PORQUE MI CITA SE FUE A CUAUTLA, hice hora y media a mi casa POR EL TRÁFICO,
no hice tarea POR ESTAR MUY CANSADO, y no salí en la noche a un reven PORQUE ERA EN EL AJUSCO.

Así que, por favor, Diosito, yo te pido que mates de dolores estomacales agudos a:
El tráfico, Alejandra, la clase de Dibujo, mi fácil mangoneerismo, la informalidad mexicana, Cuautla, el tráfico, mi cansancio, y el Ajusco.
Amén.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

JAJAJAJAJAJA!!!!!!!
YA DÁTE UN TIRO!JAJAJA

qué poca fuerza de voluntad

lulu
pd. HAHAHAHAHAHAHAHAHA!!!!!!!!!!!!

Malakatonche dijo...

Been there, Un tal Mario, been there.

La inamovilidad es un estilo de vida que no me disgusta del todo, lástima que no sea lo suficientemente rentable como para mantenerlo diario.