23/10/2004

El Chairo Explicado II: Mitología del término

Cuenta la leyenda que "chairo" nació como nueva palabra el día en que alguien la utilizó para designar a una mujer extravagante que se llamaba Samarkanda, bebía clorofila, y se vestía de peruano psicodélico. Afirman testigos presenciales (entre los cuales se encontraba un servidor) que el sujeto lo utilizó cuando vio venir hacia él a la mujer en cuestión, y, desconcertado por la insólita apariencia de la misma, preguntó: "¿Y esa chaira qué?".
Alguien normal hubiera dicho: "¿Y esa mamada qué?". Más no el sujeto, que se llamaba Óscar, le decían el Chori, y para ir a su casa tenía que tomar un pesero que decía "A Basureros".
Le causó tanta impresión la muchacha ésta que sólo la pudo describir como una chaqueta, un acto masturbatorio masculino. ¿De quién? Quién sabe, tal vez del Creador.
Las razones del Chori para llamar chaira a Samarkanda se han perdido en las brumas del olvido, junto con él, porque la última vez que se le vio estaba estudiando Derecho.
Samarkanda era parte constitutiva de una célula social de la preparatoria, que había hecho de la jardinera principal su base de operaciones. Todos ellos eran extravagantes (no puedo dejar de usar esta palabra), les daba por la globalifobia, la Resistencia, y esas cosas. Eran además muy faroles e incongruentes y nos caían bien gordos.
Por extensión, todos ellos pasaron ese mismo día a ser "Los Chairos". Gracias al Chori abríamos uno de los más emocionantes capítulos en el gran tomo de la Historia Humana.
Chori. ¿Dónde estarás hoy en día?

1 comentario:

es mi nombre Berenice dijo...

Cabe aclarar que la preparatoria era la no.6, a unos pasos del centro de Coyoacán, donde esta celula social también solía reunirse, ya que la mayoría de ellos eran defeños sureños.