31/10/2004

Borrachitos disfrazados

Anoche cumplí mis sueños y fui a una fiesta de jalogüin. Me veía yo como me ven en la foto. Sin concepto, pero bien groovie.
Casi al final de la fiesta me harté de los lentes vaciladores, porque eran oscuros y oscura era de noche, y saqué mis lentes de a de veras. Un vikingo, un wey "disfrazado de sí mismo" y un abejorro andaban por ahí, bien pedotes, y como les llamó la atención mi gorrita me la jalaron de la cabeza pa ponérsela, y decirme chidocarnalnomaaaestábienloca y esas cosas.
Cuando me la jalaron, mis lentes (los de a de veras) salieron volando y aterrizaron bien lejos. Como una hora después me di cuenta que habían quedado bien chuecotes.
A destiempo digo: Hijos de puta. Borrachos tarugos sonsos mensos. Se me fueron impunes.
Porque si hay algo que odio, es a alguien que se escuda en el "estoy pedo: puedo hacer lo que mis huevos me dicten". Eso es un mito, señores. La conciencia siempre se mantiene, y si acaso se pierde, es porque se quedó uno dormido.
Grumf. Y ahora veo chueco.

6 comentarios:

Abominable Mario Flores dijo...

Epílogo: Ya me arreglaron los lentes en la Lux y me he reconciliado con el mundo de los borrachos.

Anónimo dijo...

SHOW NO MERCY!!!!!!

(ne te ablandes mano)

luul

Luis Ricardo dijo...

Porque somos los chairos de lentes... ¡Sí señor!

Luis Ricardo dijo...

(La Jornada bajo el brazo...) ¡Sí señor!

es mi nombre Berenice dijo...

Ganó la IZQUIERDA en Uruguay... ¡sí señor!

Abominable Mario Flores dijo...

A ver, no se me distraigan. El tema eran los borrachos molestos, no los chairos. Atención, atención, "focus".
Aunque tengo cosas chairas que decir, eso sí.
Qué bueno que ganó la izquierda en Uruguay. Qué chistoso nombre tiene el nuevo presidente (ya se me olvidó). ¿Saben cómo me enteré? Por una nota del Metro, periódico deeel Metro.
Más sobre el Metro del Metro en el siguiente post.