16/09/2009

Ménage à trois

¿Alguna vez se han preguntado cómo se aman los enseres domésticos? ¿Cómo es el amor entre un inodoro, una silla de Carta Blanca y un cesto de basura? Pues luce más o menos así:

El papel higiénico, por supuesto, aguarda curiosamente el feliz desenlace.

Ah, los tríos. ¿Por qué será que en la vida real (fuera de xvideos.com) suelen ser tan sórdidos? Generalmente -me cuentan- son propuestos por las parejas de las que no se esperan actitudes tan desenfadadas, o por dos ardientes señores comiendo a las 5 de la tarde en el mcDonalds de Periférico:

-¿No quiere doble cátsun pa´sus papas, señito?

A mí el otro día, en un bar de bohemios con boina, me estaba echando unos ojazos una chava de no tan malos bigotes. Ya me estaba yo pasando mi salivazo por el cabello, comiéndome una pastilla Seltz para tener buen aliento y acomodándome el calcetín que generalmente traigo en el crotch, cuando regresó del baño su acompañante: Un sujeto más viejo que Venustiano Carranza.


No la delegación, sino el prócer constitucionalista.

Pero todavía más viejo que eso: tenía la edad de Venustiano Carranza cuando todavía estaba en blanco y negro.
Más o menos así pero con más polillas y manchas de humedad en los cachetes.

El que regresó de hacer pipí era antiquísimo, y después de besar a la chica e intercambiar unas palabras, empezaron ambos a echarme los ojitos a mí. ¡Jesús! La situación fue demasiado Luna Amarga para mí, así que escupí mi Seltz en una servilleta y me refugié en mi bebida. En retrospectiva, debí irme con ellos. Una vez en su departamento podría haber eliminado a Venustiano Carranza vertiendo un poco de cocol en polvo en su vino tinto, pero las mejores ideas
siempre se me ocurren comiendo mi birria al día siguiente.

Ese es mi último conato de trío, pero me basta cerrar los ojos para recordar el glorioso pasado.

Esas reuniones de la secundaria en el Papa Vil y el Papa Yón, con sus precios populares y convenientes para grupos...

...con los que hasta él sale ganón.
O aquellos tiempos metaleros, en donde todavía sacábamos fotos con rollo, y me llevaba -muy de cerca- con la presidenta del club de fans de Tolkien en México (cinco años antes de las películas).
Sobra decir que nunca, jamás, olvidaré al grupo sueco Hammerfall y su trepidante éxito, Let The Hammer Fall...



...porque la noche de su concierto, cada uno de nosotros tuvo un trío con dos metaleras ardientes. La cuenta del bar fue considerable.

12 comentarios:

Da dijo...

Que onda con tu barba de chivo? Shame on you.

Alien dijo...

jojo. mario de joven. tu blog esta chistoso. hola.

Reign dijo...

Nunca he tenido un trío de "adevis" y aunque me imagino que debe ser algo un poco estresante, de que se antoja, se antoja... siempre y cuando no sea con Venustiano Carranza y sus ecuaces.

Pero no le vayas a decir a nadie eh.

Nainka dijo...

a mi una vez me ofrecieron un trío un wey pelón y una vieja fea que iban en su auto como quién dice "me das la hora?"

me dio un poco de miedo...si asi esta la oferta cómo estará la demanda??

ru dijo...

Pobre Venustiano, cuando tú tengas su edad y una novia de bigotes, te rechazarán en los bares.

Anónimo dijo...

Pues yo si estuve en un trío, con dos hombres y yo de vieja, la neta es algo complicado, los hombres siempre serán hombres y querrán toda tu atención sólo para uno... pero bueeeenooo,,, estuvo chido y lo volvería a hacer con ellos..

5inister dijo...

Encuentro la primera foto terriblemente excitante, hasta me dieron ganas de sentarme sin pantalones sobre mi excusado.

estropicio dijo...

y con la primera foto yo recordé la galería OMR.

Mándales tu book, seguro pega.

Seltziny dijo...

Los trios son cosa del pasado, Don Mario, lo "in" ahora es tener novias como lady ga ga

Seltziny dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
gafas de pasta dijo...

Me acabo de dar cuenta de que el defe tiene forma de corazón

Succubatron dijo...

jajajaaaaaaaa